martes, febrero 18, 2020
Inicio Ayudas y Subvenciones Prestaciones económicas por Incapacidad Permanente

Prestaciones económicas por Incapacidad Permanente

Prestación económica que trata de cubrir la pérdida de rentas salariales o profesionales que sufre una persona, cuando estando afectada por un proceso patológico o traumático derivado de una enfermedad o accidente, ve reducida o anulada su capacidad laboral de forma presumiblemente definitiva.

Es aquella que, sin alcanzar el grado de total ocasiona al trabajador o trabajadora una disminución no inferior al 33% de su rendimiento normal, pero le permite realizar tareas fundamentales de su profesión.

REQUISITOS

  • No tener la edad prevista en el apartado 1.a) del artículo 205 de la LGSS en la fecha del hecho causante o no reunir los requisitos exigidos para acceder a la pensión de jubilación contributiva del Sistema, si la incapacidad deriva de contingencias comunes.
  • Estar afiliado/a y en alta o situación asimilada. Cuando la incapacidad se derive de accidente de trabajo o enfermedad profesional, las personas trabajadoras se considerarán de pleno derecho afiliados y en alta, aunque el empresario/a haya incumplido sus obligaciones.
  • Si la causa de la incapacidad es enfermedad común, haber cotizado 1.800 días en los últimos 10 años. Si la causa es accidente (de trabajo o común) o enfermedad profesional, no se exige periodo previo de cotización.
  • En el caso de los trabajadores/as con contratos a tiempo parcial, para acreditar el período de cotización exigidose aplicarán las reglas establecidas en el Real Decreto-ley 11/2013, de 2 de agosto.
  • Las personas trabajadoras menores de 21 años en la fecha de la baja por enfermedad, deberán acreditar la mitad de los días transcurridos ente la fecha en que hayan cumplido los 16 años y la de iniciación de la IT al que se sumará todo el periodo, agotado o no, de la incapacidad temporal (545 días).

CUANTÍA

  • Se trata de una indemnización con un pago único igual a 24 mensualidades de la base reguladora que sirvió para el cálculo del subsidio de incapacidad temporal del que se deriva la incapacidad permanente.
  • El pago está sujeto a tributación por IRPF.
  • Es compatible con el mantenimiento del trabajo que se viniera desarrollando y con el desarrollo de cualquier actividad laboral.

Es aquella que inhabilita a la persona trabajadora para la realización de todas o de las fundamentales tareas de su profesión, siempre que pueda dedicarse a otra distinta.

REQUISITOS: ver requisitos comunes en página 67.

CUANTÍA: El cálculo de la Base Reguladora se especifica más adelante en el apartado de requisitos comunes.

• Como norma general se cobrará el 55% de la base reguladora las personas trabajadoras mayores de 55 años podrán incrementar un 20% de la base reguladora.
• Las personas trabajadoras mayores de 65 años que no tengan cotización suficiente para acceder a una pensión de jubilación, el 50% de la base reguladora.
• En el caso de que la incapacidad derive de accidente de trabajo o enfermedad profesional causada por máquinas o instalaciones que carezcan de los dispositivos de precaución reglamentarios, la pensión se incrementará entre un 30% y un 50% según la gravedad de la infracción. Este incremento deberá ser abonado por la persona empresaria infractora.

COMPATIBILIDADES E INCOMPATIBILIDADES

  • De la pensión con el trabajo: en caso de incapacidad permanente total para la profesión que ejercía el interesado/a o del grupo profesional en que estaba encuadrada, la pensión vitalicia correspondiente será compatible con el salario que pueda percibir la persona trabajadora en la misma empresa o en otra, siempre que las funciones no coincidan con las que dieron lugar a la Incapacidad Permanente Total.
  • Del Incremento del 20% con el trabajo y otras prestaciones: el percibo del incremento del 20% es incompatible con la realización de trabajos por cuenta propia o ajena y con las prestaciones de la Seguridad Social que puedan derivarse de dichos trabajos, como el subsidio de incapacidad temporal o de maternidad, o las prestaciones por desempleo que puedan corresponder.

ABONO

  • Si la incapacidad se deriva de enfermedad común o accidente no laboral, se cobrarán 14 pagas (12 mensualidades más 2 pagas extra).

Es aquella que inhabilita al trabajador para realizar cualquier profesión u oficio.

REQUISITOS: ver requisitos comunes en página 67.

CUANTÍA

  • Se cobrará el 100% de la base reguladora (cálculo en requisitos)
  • Las personas trabajadoras mayores de 65 años que no tengan cotización suficiente para acceder a una pensión de jubilación, el 50% de la base reguladora.
  • En el caso de que la incapacidad derive de accidente de trabajo o enfermedad profesional causada por máquinas o instalaciones que carezcan de los dispositivos de precaución reglamentarios, la pensión se incrementará entre un 30% y un 50% según la gravedad de la infracción. Este incremento deberá ser abonado por la persona empresaria infractora.

COMPATIBILIDADES E INCOMPATIBILIDADES

  • La pensión no impedirá el ejercicio de aquellas actividades, lucrativas o no, compatibles con el estado de incapacidad de la persona, y que no representen un cambio en su capacidad de trabajo a efectos de revisión. Si el trabajo que se realiza es susceptible de inclusión en la Seguridad Social, subsiste la obligación de alta y cotización.
  • Es incompatible con la conservación del mismo puesto de trabajo en que se causó la incapacidad.

Con efectos de 01-01-2014, el disfrute de la pensión de incapacidad permanente absoluta y de gran invalidez a partir de la edad de acceso a la pensión de jubilación será incompatible con el desempeño por la persona pensionista de un trabajo, por cuenta propia o por cuenta ajena.

ABONO

  • Si la incapacidad se deriva de enfermedad común o accidente no laboral, se cobrarán 14 pagas (12 mensualidades más 2 pagas extra).
  • Si la incapacidad se deriva de accidente de trabajo o enfermedad profesional, se cobrarán 12 mensualidades.
  • La pensión de IPA así como la de jubilación, derivada de ella, está exenta de retención del IRPF.

Es la situación de la persona trabajadora con incapacidad permanente y que, por consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida, tales como vestirse, desplazarse, comer o análogos.

REQUISITOS: ver requisitos comunes en página 67. Ver página.

CUANTÍA: (El cálculo de la Base Reguladora se especifica más adelante en el apartado de requisitos comunes).

  • Como norma se cobrará el 100% de la base reguladora más un complemento para remunerar a la persona que atiende al beneficiario/a. El complemento no será inferior al 45% de la pensión percibida.
  • Las personas trabajadoras mayores de 65 años que no tengan cotización suficiente para acceder a una pensión de jubilación cobrarán el 50% de la base reguladora más otro 50% para remunerar a la persona que le ayuda.
  • En el caso de que la incapacidad derive de accidente de trabajo o enfermedad profesional causada por máquinas o instalaciones que carezcan de los dispositivos de precaución reglamentarios, la pensión se incrementará entre un 30% y un 50% según la gravedad de la infracción. Este incremento deberá ser abonado por el empresario o empresaria infractor/a.

COMPATIBILIDADES

  • La pensión no impedirá el ejercicio de aquellas actividades, sean o no lucrativas, compatibles con el estado del solicitante y que no representen un cambio en su capacidad de trabajo a efectos de revisión.

ABONO

  • Si la incapacidad se deriva de enfermedad común o accidente no laboral, se cobrarán 14 pagas (12 mensualidades más 2 pagas extra)
  • Si la incapacidad se deriva de accidente de trabajo o enfermedad profesional, se cobrarán 12 mensualidades.
  • La pensión de GI así como la de jubilación, derivada de ella, está exenta de retención del IRPF.

REQUISITOS COMUNES A LAS PENSIONES DE INCAPACIDAD PERMANENTE TOTAL, ABSOLUTA Y GRAN INVALIDEZ

  • No tener la edad prevista en el apartado 1.a) del artículo 205 de la LGSS en la fecha del hecho causante o no reunir los requisitos exigidos para acceder a la pensión de jubilación contributiva, si la incapacidad deriva de enfermedad común o accidente no laboral.
  • Estar afiliado y en situación de alta o asimilada a la de alta.
    Cuando la incapacidad se derive de accidente de trabajo o enfermedad profesional, las personas trabajadoras se considerarán de pleno derecho afiliadas y en alta, aunque la empresa haya incumplido sus obligaciones.
  • Tener cubierto un período previo de cotización si la incapacidad permanente deriva de enfermedad común. El período de cotización exigido varía en función de la edad de la persona interesada:

-Si es menor de 31 años debe haber cotizado la tercera parte del tiempo transcurrido entre la fecha en que cumplió 16 años y la del hecho causante.
-Si tiene 31 años o más debe haber cotizado la cuarta parte del tiempo transcurrido entre la fecha en que cumplió 20 años y la fecha del hecho causante, con un mínimo, en todo caso, de 5 años. Además, la quinta parte del período de cotización exigible debe estar comprendido en los 10 últimos años o en los 10 años anteriores a la fecha en que cesó la obligación de cotizar, si se accede a la pensión desde situación de alta o asimilada, sin obligación de cotizar.

  • Si la incapacidad se deriva de accidente de trabajo o enfermedad profesional, no se exige periodo mínimo de cotización.Para el reconocimiento de la Incapacidad Permanente Absoluta: si la incapacidad permanente deriva de enfermedad común o accidente no laboral, en situación de “no alta”: se exigirá un período de cotización de 15 años, de los cuales 3 años deberán estar comprendidos en los últimos 10 años.

CÁLCULO DE LA BASE REGULADORA

  • Si la incapacidad viene de accidente laboral o enfermedad profesional:

Se suman los conceptos salariales de la persona trabajadora en la fecha del accidente o de la baja por enfermedad profesional, incluida antigüedad, sueldo, pagas, etc. y el resultado se divide entre 12.

Si la incapacidad se deriva de accidente no laboral:

– La BR será el cociente que resulte de dividir por 28 la suma de las bases de cotización del interesado durante un periodo de 24 meses. Dicho periodo será elegido por la persona beneficiaria dentro de los 7 años anteriores a la fecha del hecho causante de la pensión.

– Para el reconocimiento de la Incapacidad Permanente Absoluta, de beneficiarios en situación de “no alta”:Será el cociente que resulte de dividir por 112 las bases de cotización del interesado durante los 96 meses anteriores al mes previo al del hecho causante.

  • Si la incapacidad se deriva de enfermedad común:

1. Trabajador o trabajadora mayor de 52 años y menor de 65 en la fecha del hecho causante:

a) Se hallará el cociente que resulte de dividir por 12 las bases de cotización de la persona interesada durante los 96 meses anteriores al mes previo al del hecho causante. El cómputo de dichas bases se realizará conforme a las siguientes reglas:

1. Las bases de los 24 meses anteriores al mes previo al del hecho causante se computan en su valor nominal.

2. Las restantes bases se actualizarán de acuerdo con la evolución del IPC, desde los meses a que aquéllas correspondan hasta el mes anterior a aquél en que se inicie el período de bases no actualizables a que se refiere el párrafo anterior.

en función de los años de cotización, según la escala prevista para las pensiones de jubilación, considerándose a tal efecto como cotizados los años que le falten al trabajador/a, en la fecha del hecho causante, para cumplir la edad ordinaria de jubilación vigente en cada momento. En caso de no alcanzarse 15 años de cotización, el porcentaje será del 50%.

c.) El importe resultante de las reglas anteriores constituirá la Base Reguladora a la que, para obtener la cuantía de la pensión que corresponda, habrá de aplicarse el porcentaje previsto para el grado de incapacidad reconocido.

2. Persona trabajadora menor de 52 años en la fecha del hecho causante (al que se exige un período de cotización inferior a 8 años):
La BR se obtendrá, de forma análoga al supuesto anterior, pero el cociente se hallará dividiendo la suma de las bases mensuales de cotización en número igual al de meses de que conste el periodo mínimo de cotización exigible, sin tener en cuenta las fracciones de mes, por el número de meses a que dichas bases se refieran, multiplicando este divisor por el coeficiente 1,1666, y excluyendo, en todo caso, de la actualización las bases correspondientes a los 24 meses inmediatamente anteriores al mes previo a aquél en que se produzca el hecho causante.

EQUIPARACIÓN DE LA INCAPACIDAD PERMANENTE TOTAL, ABSOLUTA O GRAN INVALIDEZ

Equiparación a un grado de discapacidad del 33%, de las personas que tengan reconocida una pensión de incapacidad permanente en grado total, absoluta o gran invalidez.

En el Art. 2.1 del Real Decreto 1414/2006 de 1 de diciembre, se estipula que se podrá acreditar la discapacidad mediante Resolución del INSS reconociendo la condición de pensionista por incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez, y que en NINGÚN CASO SERÁ EXIGIBLE Resolución o Certificado del órgano competente de la Comunidad Autónoma correspondiente para acreditar el grado de discapacidad igual al 33% de los pensionistas a los que hacen referencia los párrafos a) y b) del Art. 1.2 del RD 1414/2006.

En aplicación del Real Decreto Legislativo 1/2013 de 29 de noviembre por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social detalla en su Art 4.2: “… a todos los efectos, tendrán la consideración de personas con discapacidad aquellas a quienes se les haya reconocido un grado de discapacidad igual o superior al 33 por ciento. Se considerará que presentan una discapacidad en grado igual o superior al 33 por ciento los pensionistas de la Seguridad Social que tengan reconocida una pensión de incapacidad permanente en el grado de total, absoluta o gran invalidez, y a las personas pensionistas de clases pasivas que tengan reconocida una pensión de jubilación o de retiro por incapacidad permanente para el servicio”.

CALIFICACIÓN: Corresponde al Instituto Nacional de la Seguridad Social.

REVISIÓN Las causas de revisión pueden ser por agravamiento, mejoría, error diagnóstico o por realización de trabajos por cuenta ajena o propia del pensionista.

PLAZOS DE REVISIÓN

  • Toda resolución, inicial o de revisión, por la que “se reconozca el derecho” a las prestaciones de incapacidad permanente, hará constar necesariamente el plazo a partir del cual se podrá instar la revisión por agravación o mejoría, en tanto que el incapacitado no haya cumplido la edad establecida en el artículo 161 de la LGSS para acceder a la pensión de jubilación.

No obstante lo dispuesto en el párrafo anterior, podrá revisarse el grado de incapacidad permanente y la prestación inicialmente reconocida, aunque el beneficiario tenga cumplida la edad de 65 años, si dicha incapacidad deriva de enfermedad profesional.

Cuando en la resolución inicial de reconocimiento de la incapacidad permanente, se haga constar un plazo, igual o inferior a dos años, para poder instar la revisión por previsible mejoría del estado invalidante, el trabajador tendrá derecho a la reserva de su puesto de trabajo, durante un período de dos años, a contar desde la fecha de la resolución por la que se declare la incapacidad permanente.

  • El referido plazo de revisión es vinculante para todos los sujetos que puedan promoverla, de modo que no podrá instarse con anterioridad al cumplimiento de ese plazo, salvo en los supuestos siguientes:
  • Realización, por parte del pensionista de incapacidad permanente, de cualquier trabajo, ya sea por cuenta ajena o propia. El Instituto Nacional de la Seguridad Social podrá, de oficio o a instancia del propio interesado, promover la revisión, con independencia de que haya transcurrido o no el plazo señalado en la resolución.
  • Error de diagnóstico. La revisión puede llevarse a cabo en cualquier momento, en tanto que el interesado no haya cumplido la edad de 65 años.
  • Si concurren nuevas dolencias.
  • Las restantes resoluciones y, en especial, las denegatorias de las solicitudes de revisión no podrán establecer ningún plazo, pudiendo instarse una nueva revisión en cualquier momento.

EFECTOS DE LA REVISIÓN

  • Confirmación del grado de incapacidad.
  • Modificación del grado de incapacidad y, en consecuencia, de la prestación.
  • Extinción de la incapacidad y, en consecuencia, de la pensión.