Nueva campaña para sensibilizar sobre el aparcamiento reservado a personas con discapacidad

0
15
Foto de presentación de la campaña publicitaria “Para mí es mucho más que una plaza de aparcamiento. Respetar esta señal es señal de respeto”

El Ayuntamiento de Valencia, en colaboración con Cocemfe Valencia y Aspaym, ha puesto en marcha una campaña para fomentar el respecto al uso de las plazas de estacionamiento reservadas a personas con movilidad reducida y sensibilizar de las consecuencias que tiene para sus usuarios la ocupación indebida por parte otros conductores. La iniciativa lleva por lema: “Para mí es mucho más que una plaza de aparcamiento. Respetar esta señal es señal de respeto” 🤝♿

Con esta iniciativa se pretende sensibilizar a la población sobre los problemas que continúan denunciando las personas con movilidad reducida que utilizan la tarjeta de estacionamiento. En Valencia hay alrededor de 8.000 tarjetas en vigor, junto con las que se gestionan en otros municipios y que se pueden usar igualmente en la ciudad. Por otro lado, se dispone de 2.599 plazas de aparcamiento reservado, que se deben añadir a las plazas de la zona azul, que pueden ser utilizadas por los titulares de las tarjetas sin ningún coste.

Entre las principales ocupaciones indebidas se encuentra la justificación de que “solo son cinco minutos” o la invasión de la zona de aproximación que permite el acceso. La responsable de Servicios Sociales ha recordado que la concesión de la tarjeta y el espacio de estacionamiento reservado no son privilegios, sino acciones positivas para que las personas con movilidad reducida puedan acceder con mayor facilidad a puestos de trabajo, ocio, compras o sanidad.

Otros problemas detectados son el uso de la tarjeta por parte de la familia o amistades sin que transporten la persona con movilidad reducida o a pesar de haber muerto esta, así como el empleo de fotocopias o tarjetas robadas o perdidas. Durante el último año se han retirado más de 150 tarjetas. Este tipo de infracción comporta una sanción económica de hasta 500 euros y una sanción administrativa de hasta un año de cancelación de la tarjeta, dependiendo de la gravedad y reincidencia. Por otra parte, en estos momentos hay 1.187 tarjetas que la persona titular consta como que ha fallecido y no se han devuelto. Isabel Lozano ha subrayado que la persona titular, o su representante legal, es responsable de la  tarjeta, y tiene que velar por su buena utilización, puesto que no se puede ceder a terceras personas.

Mucho más que una plaza de aparcamiento ❌✋♿